Al escoger emitir órdenes ejecutivas, el presidente no necesita la aprobación del Congreso, que en general se opone al control de armas.