fbpx
Sáb, Sep 21, 2019

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

internet

El glaucoma daña el nervio óptico, que transmite información visual de la retina al cerebro. 

Cambios en el estilo de vida pueden ayudar a los pacientes de esta condición a conservar la vista .

El glaucoma es una de las principales causas de la pérdida de la visión, y afecta a aproximadamente 3 millones de personas en Estados Unidos. Puesto que en la etapa temprana de la enfermedad no hay síntomas, aproximadamente la mitad de las personas afectadas no sabe que lo padecen. 

Cuando el glaucoma ocasiona la pérdida de la visión, ésta no se puede recuperar. Por ello, la Academia Estadounidense de Oftalmología (American Academy of Ophthalmology) recuerda que la detección temprana y el tratamiento, y algunas opciones de estilo de vida saludables, pueden ayudar a protegerle la vista.

El glaucoma daña el nervio óptico, que transmite información visual de la retina al cerebro. Por lo general, la enfermedad avanza lentamente y destruye gradualmente la visión periférica. Debido a que las personas no son conscientes de la pérdida temprana de la visión periférica, un paciente puede perder la mayor parte de ésta antes de siquiera enterarse de que tiene glaucoma. 

La academia recomienda que todas las personas se sometan a un examen ocular completo. Este examen les permite a los oftalmólogos —médicos especializados en la atención ocular médica y quirúrgica— revisar minuciosamente los ojos, inclusive el nervio óptico, en busca de señales de daño y otros posibles problemas que puedan afectar la visión.

 El tratamiento adecuado del glaucoma depende del tipo particular y de la gravedad de la enfermedad. Por lo general, el tratamiento inicial consiste en colirios oftálmicos o tratamientos con láser. Estas técnicas surten efecto al disminuir la presión ocular para reducir la cantidad de líquido en el ojo, y al incrementar el drenaje de líquido del ojo.

Tómalo en cuenta

Al margen de los medicamentos y la cirugía, varios estudios recientes indican que incorporando ciertas prácticas al estilo de vida también pueden ayudar a reducir al mínimo el riesgo de perder la visión por el glaucoma.

 Haz ejercicios con regularidad. Un estudio recién publicado en Ophthalmology, la revista de la Academia Estadounidense de Oftalmología, mostró que las personas que realizan actividades físicas pueden frenar la pérdida de la visión por el glaucoma.

Medita. Un nuevo estudio publicado el mes pasado en el Journal Glaucoma mostró que un plan de relajamiento con meditación puede reducir la presión ocular en pacientes con glaucoma y mejorar la calidad de vida al reducir las hormonas del estrés como el cortisol. 

Aliméntate con una dieta rica en frutas y vegetales, especialmente verduras. Un estudio mostró que las personas que comían más verduras tenían un riesgo entre 20 y 30 % inferior de presentar glaucoma. ¿Por qué? Los nitratos de las verduras se pueden convertir en óxido nítrico, que puede mejorar el flujo sanguíneo y ayudar a regular la presión interna del ojo.

No fumes. Fumar cigarrillos aumenta el riesgo de glaucoma y tiene un efecto negativo general sobre la salud ocular.

Mantén un peso sano. Las personas con índice de masa corporal (IMC) más elevado tienen mayor riesgo de diabetes, y tener diabetes pone a las personas en riesgo de glaucoma. Tener un índice de masa corporal demasiado bajo también se vincula con el aumento del riesgo de glaucoma.”A menudo los pacientes se sorprenden cuando su oftalmólogo les dice que tienen glaucoma, porque no tienen ningún síntoma”, declaró Dianna Seldomridge, doctora en Medicina, vocera clínica de la Academia Estadounidense de Oftalmología. “Por eso es tan importante someterse a un examen ocular periódicamente, para detectar los síntomas de enfermedad que usted no ve. La buena noticia es que los innovadores tratamientos y técnicas quirúrgicas de la actualidad son mejores que nunca”.

(Fuentes: American Academy of Ophthalmology/ EyeCare America)

Sabías que...

El glaucoma es una enfermedad que daña el nervio óptico del ojo. Generalmente se produce cuando se acumula fluido en la parte delantera del ojo. El exceso de fluido aumenta la presión en el ojo y daña el nervio óptico.

Es la causa principal de ceguera en personas mayores de 60 años. Frecuentemente, la ceguera debida al glaucoma puede prevenirse si se trata en forma precoz.

En riesgo

Entre las personas con mayor riesgo de presentar glaucoma se encuentran: 

 Mayores de 40 años 

De ascendencia africana, asiática o hispana.

 A las que se les haya detectado alta presión ocular durante un examen de la vista. 

Con miopía o hipermetropía. 

Que hayan experimentado trauma o lesión oculares. 

Las personas cuya córnea sea delgada en el centro. 

Las personas que tienen problemas de salud como diabetes, migrañas, hipertensión arterial o mala circulación sanguínea u otros problemas de salud que afecten todo el organismo