Imagen de Referencia

Un dato importante que usted debe saber, en un día normal volteamos a ver el sol y nuestra pupila se contrae y no deja pasar la luz y la radiación (UV, gamma, beta y otros) y en unos segundos retiramos nuestra vista, gracias a que la luz visible (la única que percibimos) nos molesta.

El problema es cuando hay eclipse solar, la luna tapa al sol y deja de haber luz visible, volteamos a ver el fenómeno y al no sentir molestia porque "no hay luz", la retina NO se contrae y de forma automática dejamos pasar TODA la radiación que es lo que quema la retina.

Como no sentimos dolor, se sigue observando y al cabo de unos minutos se va apagando la visión dando paso a la ceguera completa, porque las células de la visión NO se regeneran. Bajo ninguna circunstancia hay que ver el eclipse directo, mejor véanlo en la TV.