Imagen de cortesía

Basta con observar y analizar el comportamiento de la gran mayoría de nicaragüenses, para darnos cuenta que en nuestra sociedad predomina una figura autoritaria y de mando; en donde cualquiera quiere “asumir el liderazgo”, entiéndase este como una forma de controlar a las demás personas.

Una mujer vota en las elecciones presidenciales de Costa Rica en un centro electoral de San José. Febrero 4, 2018.

Los costarricenses votaron el domingo en comicios presidenciales marcados por el debate sobre el matrimonio igualitario, que polarizó al país entre quienes quieren proteger los valores tradicionales y los que quieren mantenerlo como un oasis progresista en Centroamérica.