fbpx
Lun, Oct 14, 2019

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Maxwell Ortez Herrera, hermano del nicaragüense Ledis José Ortez Herrera, encontrado muerto el primero de junio en una región del desierto de Arizona, Estados Unidos, dijo que no tienen los 7,500 dólares que se requieren para repatriar los restos de la víctima hacia Nicaragua.

 “Las autoridades estadounidense nos habían manifestado que necesitábamos 5 mil dólares para repatriar a mi hermano Ledis José a Nicaragua, pero ahora ha habido problemas porque se deben garantizar otros pagos por el uso de la morgue, la cremación del cuerpo, la caja metálica (sellada) que contendrán las cenizas, y que deben ir dentro de un ataúd sellado, y los costos del avión para trasladarlo a nuestro país”, expuso Maxwell.

El pasado 05 de junio, un funcionario estadounidense de migración, identificado como comandante Esparza, se contactó con los padres de Ledis José para informarles de su muerte. Su identificación fue posible gracias a que en uno de los bolsillos de su pantalón portaba su cédula de identidad nicaragüense y otros documentos de origen mexicano, y que certifican que la víctima estuvo en el país azteca, desde donde ingresó a territorio norteamericano.

Habitaba en Nueva Segovia

Ledis José Ortez Herrera era originario del municipio de San Fernando, Nueva Segovia, donde había salido hace un mes huyendo porque  policías lo acosaban por su participación en las marchas y protestas en contra del Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

 “Él tenía más de un mes de haber salido del país y llevaba una carta del Obispo de Estelí, Monseñor Juan Abelardo Mata, para que llegara sin problemas a los Estados Unidos, pero parece que cuando ya había ingresado por la frontera falleció en el desierto por la falta de agua”, indicó su hermano Maxwell, quien también tiene meses de vivir en ese país.

Maxwell manifestó que la repatriación del cadáver de su hermano requerirá más tiempo porque deben de recoger el dinero que se necesita para el trasladado de sus restos desde los Estados Unidos hacía Nicaragua.

La Prensa