Miércoles, Junio 26, 2019

La Guardia Civil, tras varios meses de investigación distintas fases de actuación, ha acabado con una importante organización dedicada al tráfico de hachís y a la inmigración ilegal. La denominada operación Tardo, que está próxima a su finalización, se ha saldado con 19 personas detenidas, cinco en las últimas horas, 6.274 kilos de hachís intervenidos en tres alijos que se llevaron a cabo en la Bahía de Algeciras, el río Guadalquivir e Isla Cristina, en Huelva.

 A esto hay que añadir la recuperación de siete embarcaciones de las que se utilizan para transportar el hachís, 13 motores de gran potencia, tres vehículos previamente robados, cinco más de gran cilindrada, una cabeza tractora, cuatro semirremolques, 200.000 euros en efectivo, además de dos armas largas, abundante munición y una gran cantidad de teléfonos móviles, entre ellos tres vías satélites. El importe de los bienes, muebles e inmuebles aprehendidos supera los dos millones de euros.

 Debido a la presión que, en los últimos tiempos se está ejerciendo contra las redes de narcos que operan en el Campo de Gibraltar, la Guardia Civil había detectado que las estructuras estaban ampliando su zona de influencia a las provincias de Málaga, Huelva y Sevilla. Para ello se asociaban con narcos de estas zonas, entre ellos uno muy conocido en tierras onubenses y que está fugado de la justicia con una orden de detención vigente.

 Los agentes descubrieron seis naves industriales que los narcos habían alquilado en Manilva y Colmenar, en Málaga, además de otras en Huelva. Allí ocultaban la mercancía ilícita, las narco-lanchas y otros efectos necesarios para llevar a cabo sus operaciones.

 Las pesquisas permitieron determinar que tras el último sabotaje a la barrena anti-narcos que se ubica en el río Guadarranque, en Los Barrios, estaba la organización ahora desmantelada. Fue clave el descubrimiento de una finca cercana en la que localizaron las herramientas para cortar el hormigón de la barrera. Tras ese sabotaje, que fue hace varios meses, la red introdujo 49 inmigrantes que habían pagada una importante cantidad de dinero por el pasaje.

A los detenidos, que ya están a disposición judicial y algunos de ellos en prisión, se les atribuyen delitos contra la salud pública, pertenencia a organización criminal, otros contra el derecho de los extranjeros, así como daños y robos de vehículos a motor.