Un terremoto de magnitud 7,3 en la escala de Richter ha sacudido este domingo la montañosa frontera entre Irán e Irak, en las regiones que concentran la mayoría de la población kurda de ambos países, según informó el Instituto geológico de Estados Unidos (USGS).

El sísmo, que produjo a las 21.18 hora local (18.18 en la España peninsular), ha causado al menos 415 muertos y más de 7.000 heridos, la gran mayoría del lado iraní. Los equipos de rescate se afanan por rescatar a los supervivientes de entre los escombros de los edificios derrumbados.

La televisión estatal iraní ha informado de que al menos 407 personas han fallecido en ese país y otras 6.700 han resultado heridas. El epicentro del temblor, fue situado en un primer momento en Halabya, del lado iraquí de la frontera; pero el lunes el USGS y la agencia homóloga iraní cambiaron su estimación y lo situaron en Irán, muy cerca de la frontera, a unos 50 kilómetros al norte de Sar-e Pol-e Zaham (provincia de Karmanshah), la localidad más afectada por el sismo, en donde han muerto al menos 280 personas.

Muchas casas en partes rurales de esta provincia iraní están hechas de barro, y se desmoronan fácilmente cuando hay catástrofes naturales de este tipo. Alrededor de 70 mil iraníes han perdido sus hogares a causa del terremoto. El gobierno ha declarado el estado de emergencia en sus provincias occidentales.

Según la página web del Instituto de Geofísica de la Universidad de Teherán, al terremoto lo siguieron cientos de temblores, los más fuertes de ellos de una magnitud de al menos 4,7.  

El presidente de Irak, Haydar el Abadi, ha ordenado la movilización de los equipos de protección civil para ayudar a los damnificados, a los que deseado una pronta recuperación.

Irán e Irak están situados sobre varias fallas tectónicas y son relativamente frecuentes los terremotos. El terremoto mas grave de los ultimos años fue en 2003 en Bam, en el sureste de Irán, que provocó 31.000 muertos.

Fuente: El Pais.