Matthew Weintraub, fiscal del Condado Bucks, Pensilvania, EE.UU.,habló con la prensa en New Hope, Pensilvania, el jueves, 13 de julio de 2017.

Investigadores encontraron el cadáver de uno de los cuatro jóvenes desaparecidos junto con otros restos humanos enterrados en una granja en Pensilvania, y prometieron "llevar a todos y cada uno de estos chicos perdidos a casa de sus familias".

Perros buscadorres de cadáveres condujeron a los investigadores al lugar en la granja de 90 acres (36 hectáreas) en Solebury Township, donde descubrieron restos humanos dentro de una tumba común de 3,66 metros de profundidad.

"No entiendo la ciencia detrás de ello, pero esos perros pudieron oler a estos pobres chicos 12 pies y medio debajo de la tierra", dijo el fiscal del condado de Bucks, Matthew Weintraub, en una conferencia de prensa a medianoche.

El cuerpo identificado fue el de Dean Finocchiaro, de 19 años. Weintraub no dijo cómo murió. Los otros restos aún no han sido identificados. Los hombres desaparecidos son Mark Sturgis, de 22 años, Tom Meo, de 21, y Jimi Tar Patrick, de 19.

Patrick, que asistió a una escuela secundaria católica para niños, fue visto por última vez el miércoles, mientras que los otros tres desaparecieron el viernes. "Es un homicidio, no se equivoquen, no sabemos cuántos homicidios", dijo Weintraub.

Las autoridades dijeron que están buscando prentar cargos de homicidio contra un hombre de 20 años que fue arrestado el miércoles y cuyos padres son dueños de la granja. Cosmo DiNardo estaba retenido bajo una fianza de 5 millones de dólares después de que le acusaran de tratar de vender el automóvil de otra víctima después de que desapareciera.

El coche fue encontrado en la propiedad de la familia DiNardo. DiNardo también había sido arrestado el lunes y mantenido en libertad bajo fianza de 1 millón de dólares por un cargo de arma no relacionado antes de que su padre pagara 100.000 dólares para rescatarlo el martes.

El cargo proviene de las acusaciones de que DiNardo fue atrapado con una escopeta y munición en febrero a pesar de un compromiso previo de salud mental.

VOA