Si bien Nicaragua está entre los países más seguros y de más rápido crecimiento de América Latina, su economía todavía en desarrollo está expuesta a volcanes activos, terremotos frecuentes, deslizamientos de tierra, inundaciones y huracanes, con graves posibilidades de pérdida generalizada de vidas, desplazamiento de comunidades y daños a bienes públicos y privados de alto valor.

La Embajadora de los Estados Unidos Laura Dogu, participó esta mañana en el taller final de Evaluación Nacional para la Preparación ante Desastres (NDPBA, por sus siglas en inglés) como parte del continuo apoyo que el gobierno de Estados Unidos brinda a Nicaragua.