Presidente de USA desafia normas politicas
Una vez Donald Trumps vuelve hacer noticias, ahora con ataques públicos a un miembro de su propio gabinete y un discurso partidista en una reunión de Boy Scouts, Trump ha vuelto a mostrar cuánto han cambiado las cosas en Washington desde su llegada al poder.
El presidente ha reescrito las normas políticas desde que lanzó su campaña para la Casa Blanca hace dos años, pero esta semana el presidente republicano cruzó nuevas líneas.
Los sobrenombres burlones a quienes percibe como enemigos, como "Ladrona Hillary", "Mentiroso Ted" y "Pequeño Marco", han sido parte del estilo Trump desde el primer día.
El presidente no inventó un apodo insultante para su secretario de Justicia y fiscal general, Jeff Sessions, como lo hizo para la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton y sus rivales en las primarias republicanas Ted Cruz y Marco Rubio.
Trump lo acusa de ser "muy débil" con Clinton por el uso de un servidor privado para enviar correos electrónicos mientras era secretaria de Estado, y por su decisión de recusarse de la investigación federal sobre supuestas complicidades entre la campaña Trump y Rusia.