fbpx
Sáb, Oct 19, 2019

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Daniel Ortega junto a su esposa Rosario Murillo-imagen tomada de "El telégrafo"

La negativa de Ortega de recibir a la Alta Comisión Para Nicaragua de la OEA, que busca realizar gestiones diplomáticas con el objetivo de encontrar soluciones pacificas a la crisis que enfrenta el país, le significaría la aplicación de la Carta Democrática y la expulsión del organismo internacional.

“No hay mal que por bien no venga” asegura el director de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, Juan Sebastián Chamorro sobre la negativa de Daniel Ortega de permitir la entrada al país a la comisión de alto nivel de la Organización de Estados Americanos para coadyuvar a encontrar una solución a la crisis sociopolítica.

El pasado sábado, la Dirección General de Migración y Extranjería envió una circular a todas las aerolíneas del país para notificar la “inadmisión de entrada a Nicaragua” de los integrantes de la Comisión de alto nivel que estaba prevista a llegar el lunes como parte de la resolución de la Asamblea General de la OEA celebrada en Medellín el pasado 28 de agosto.

Chamorro explica que esta negativa perjudicará “fuertemente” al gobierno de Ortega porque a nivel internacional habrá rechazo hacia esta decisión, mientras que el ex embajador de Nicaragua ante la OEA, Mauricio Díaz, considera como “una bofetada” de parte de Ortega hacia el organismo interamericano y a los países miembros de la comisión.

Esta comisión expresó su “malestar” sobre la decisión del gobierno de Ortega a través de un comunicado oficial de la OEA, en el que también señalan que seguirán adelante con el mandato que le dio la Asamblea General de la OEA.

Asimismo, el embajador de Estados Unidos ante la OEA y miembro de la comisión, Carlos Trujillo, expresó a través de su cuenta de Twitter que la decisión de Ortega muestra que “no está interesado en tomar medidas constructivas para poner fin a la represión del pueblo nicaragüense y reformar el sistema político”.

Por otro lado, Mauricio Díaz explica que la comisión continuará con su trabajo desde fuera del país, pero también prevé que la actitud de Ortega podría conllevar a la aplicación del artículo 21 de la Carta Democrática Interamericana y la expulsión de Nicaragua de este organismo regional.

Díaz explica que a pesar de una posible expulsión, el Estado de Nicaragua está obligado a cumplir con los tratados de los cuales es firmante, sobre todo en materia de derechos humanos. “Te quitan tus derechos pero no tus deberes” comenta Díaz.

Fuente: Nicaragua Investiga