fbpx
Lun, Oct 14, 2019

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Monseñor Silvio Báez-imagen tomada de la Prensa

En su cuenta de Twitter, Monseñor Silvio Báez expresó el dolor que le provoca el sufrimiento de Nicaragua por la violación de derechos humanos, y porque al país se le ha negado el profundo deseo de romper las ataduras que le impiden  alcanzar una verdadera libertad.

“Me duele Nicaragua, que quiere ser libre en paz y justicia y no la dejan”, dijo  Monseñor Báez, obispo auxiliar de Managua y quien está actualmente en Roma, debido a una campaña elaborada por simpatizantes sandinistas, para que el Papa Francisco lo sacara del país. No obstante, la distancia no corta en ninguna de sus medidas el amor profundo que siente por Nicaragua, ni tampoco silencia el sonido de su voz que desde el Vaticano provoca un fuerte eco en su nación, denunciando los abusos y la represión estatal que el percibe.

El religioso carmelita y doctor en Sagradas Escrituras, hizo referencia al reo conocido como “La Loba”“de quien sus familiares desconocen su estado de salud. “; Me duelen las madres y familiares de quienes la represión asesinó! ¡Me duele la Loba, Edward Lacayo, y quienes están presos ilegalmente! ¡Me duelen los nicaragüenses exiliados que sufren injustamente, indicó la eminencia católica

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), de la cual Báez es aún miembro, fueron mediadores y testigos  del dialogo. Asimismo, ellos desde mayo de 2014 han solicitado  a Ortega el cese de la represión, así como transparentar el sistema de justicia y de los procesos electorales, demanda que han sido ignoradas.  Provocando que El 19 de julio del año pasado, aún en medio de la cruda situación socio política, Daniel  Ortega los calificara de golpistas y satánicos.