fbpx
Lun, Oct 14, 2019

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

El Gobierno está empeñado en demostrar que mantendrá su poder represivo pese a proclamar el “perdón” que supone la Ley de Amnistía, mejor conocida como Ley de Autoamnistía.

En estos últimos tres días hubo dos secuestros, ocurridos en Masaya, y un caso de desaparición en Managua. Sus familiares responsabilizan a la Policía  de los hechos. Los casos de secuestro se unen a la lista de presos políticos, que hasta el momento quedaría en 88 personas detenidas en las distintas cárceles del país.

Gabriel Ramírez Somarriba, de 39 años, es una víctima más de la Policía. Él fue secuestrado el Juves 13 de junio a las 5:00 p. m. en el barrio San Jerónimo, de Masaya, denunció su progenitora Amy Somarriba ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

Al momento de su captura, alrededor de cinco camionetas lleno de antimotines llegaron con la excusa de que era un allanamiento, sin presentar alguna orden. “Llegaron preguntando por Gabriel y salimos todos (la familia) y dijimos que qué pasó, (contestaron) ‘esto es un allanamiento’. Entonces le dije dónde está la orden y dijeron ‘nosotros no necesitamos de eso'”, relató la madre de la víctima.

Los familiares se rehusaron a entregar a Gabriel Ramírez a los oficiales orteguistas por lo que amenazaron con tirar el portón. “O abren o rompemos los portones de una sola vez”, gritó un policía. Los agentes se subieron al muro de la casa.

“Entonces mi hijo salió y dijo ‘mami, yo voy a salir’, pero yo me le colgaba porque no quería que saliera. ‘Pero es peor si no salgo porque van a matarlas a todas ustedes’. Entonces decidió abrir el portón y dijo ”yo no he hecho nada, yo no he matado'”, expresó Gabriel Ramírez al momento de su detención.Los oficiales  acusaron a Gabriel Ramírez de robo pero sus familiares sospechan de los CPC de su barrio, que mantienen rencillas con la víctima.

Tres denuncias de secuestro al día

La Policia también capturó al ciudadano Raúl Páramo Flores, de 22 años, en Masaya. El hecho ocurrió el miércoles 12 de junio a las 10:30 p. m. cuando salió de su trabajo en un bar y se dirigía a comprar fritanga.Los familiares denunciaron que no han podido ver a Raúl Páramo y no saben con exactitud dónde él se encuentra porque la Policía “bolea” su paradero diciendo que está en detenido en Masaya y luego que está en el Chipote.

Familiares de Raúl Páramo Flores, de Masaya.

Pablo Cuevas, asesor legal de la CPDH, informó que al menos tres denuncias de secuestro por parte de la Policía reciben al día, evidenciando la represión que mantiene el Gobierno de Ortega y cómo las autoridades infringen la ley.

“Esto es una ola de secuestro y tienen varias situaciones particulares, la principal es el abuso. No existe orden de detención y a los ciudadanos lo aislan. Tenemos que decir y exigir a las autoridades que paren ya de seguir abusando de los ciudadanos”, declaró Cuevas.

Por su parte, Ivania Álvarez, de la UNAB, expresó que “nosotros no paramos de registrar secuestros y vamos a seguir denunciando ante la CIDH (Comisión Permanente de Derechos Humanos) para dar pruebas y corroborar que son presos políticos y que esperamos que sean liberados”.

Álvarez también agregó que trabajan en aquellos casos que hasta la fecha no habían sido denunciados como presos políticos por temor de la familia a sufrir represalias. “A partir de las liberaciones, las familias que habían tenido miedo y no se habían comunicado (a la UNAB) por temor a represalias, ya se han acercado. Vamos trabajando (en los casos), es un trabajo difícil y minucioso de corroborarlo, se están haciendo las investigaciones y es posible que la lista crezca”, explicó.

Caso de expolicía 

La UNAB también hizo mención del exoficial Edwin Hernández Figueroa, quien desertó de las filas de la Policía y ahora es acusado por tráfico ilegal de estupefacientes, como preso político puesto que “hay prueba que él había renunciado y pretendía huir del país por miedo a la persecución”.Sin embargo, aún no entra en la lista de presos políticos porque está en gestión de que la CIDH lo ingrese bajo esa condición.

Joven tiene cinco días de desaparecido

Leonardo José Rivas Guevara, de 23 años, se encuentra desaparecido desde el lunes 10 de junio, denunció este viernes, su madre Rosa Guevara Chávez ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

Rivas Guevara es un exatrincherado de la UNAN Managua y participante de las manifestaciones contra el Gobiernon de Daniel Ortega. La última vez que su mamá se comunicó con él fue el domingo 9 de junio, cuando este se encontraba en su trabajo en un bar, donde también dormía.

Doña Rosa Guevara cubrió su rostro por temor a represalias de simpatizantes ortegusitas. LA PRENSA/L. LÓPEZ

La progenitora afirmó que su hijo sufría constante asedio y persecución, y antes de que desapareciera fue amenazado por  simpatizantes del Gobierno “Él siempre tuvo miedo. Le llamaban (los acosadores) y le decían que iban para la casa y él salía en carrera”, manifestó.

“Es la fecha y yo no sé nada de mi hijo. Tiene cinco días de desaparecido. Fui al Auxilio Judicial, fui a la (estación) tres, fui a Medicina Legal y no me dan razón de mi hijo. Yo siento que fueron ello (la policía) que me lo tienen porque ellos me lo seguían”, dijo entre lágrimas Rosa Guevara.

Rivas Guevara padece de asma crónica y su mamá está preocupada de que algo grave pueda pasarle.Tanto la CPDH como la UNAB califican el caso del joven como desaparecido y responsabilizan al régimen orteguista de cualquier atentado contra la vida de Leonardo Rivas Guevara.

La Prensa