fbpx
Mar, Nov 12, 2019

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

eszh-TWenfr
Imagen de La Prensa

El galón de gasolina regular pasará de 109.4 a 111.60 córdobas, la gasolina súper de 114.60 a 119.01 y el diesel de 107.5 a 110.26 córdobas. 

Desde la madrugada de este domingo y hasta el 2 de marzo, el precio de todos los carburantes estará más caro, informaron fuentes del sector petrolero a La Prensa.

Los cálculos preliminares indican que el litro de gasolina súper subirá 1.15 córdobas, el de gasolina regular 1.10 córdobas y el litro de diesel 0.73 centavos de córdobas.

Con estos ajustes, tomando de referencia estadísticas del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), la gasolina súper costará 31.44 córdobas por litro, la regular 30.01 córdobas y el diesel 29.13 córdobas.

Mientras que el galón de gasolina regular pasará de 109.4 a 111.60 córdobas, la gasolina súper de 114.60 a 119.01 córdobas.

El galón de diesel pasa de 107.5 a 110.26 córdobas. Esta sería la tercera alza consecutiva en los combustibles, lo cual afectará fuertemente el bolsillo de los consumidores, que han tenido que lidiar con el ajuste en la tarifa de energía y el agua, además de la recién aprobada reforma al Seguro Social y aún se espera la aprobación de la reforma tributaria.

De las nueve semanas que van en este año, el INE señala que debido a las fluctuaciones en los precios de referencia internacional de estos productos se han registrado tres bajas y seis alzas en la gasolina súper, regular, diesel y kerosén.

Sin embargo, el especialista en mercado de hidrocarburos, César Arévalo, manifestó que estas alzas son superiores a las fluctuaciones de los precios internacionales.

“Las petroleras están siguiendo la estrategia de precio de ventas de subir más y bajar menos que los precios internacionales, que en el 2018 representó al menos tres millones de dólares para compensar la baja del volumen de ventas por la crisis sociopolítica y mantener los niveles de ganancias. Un centavo de dólar por galón que el precio de ventas baje menos o suba más, representa mayores costos anuales a los consumidores”, sostuvo Arévalo.

En Nicaragua el precio de los combustibles depende además de las variaciones de los precios internacionales debido a la aplicación de tres impuestos: el Impuesto Específico Conglobado (IEC), el aporte al Fondo de Mantenimiento Vial (Fomav) y el impuesto destinado al Instituto Nicaragüense de Energía (INE).

Arévalo señala que los precios de los combustibles impactan en importantes sectores económicos, por tanto el ajuste debe ser objetivo.

“Cuando sube demasiado el combustible afecta la competitividad de las empresas y debido al contexto actual, algunas están en modo de supervivencia, que al cerrar aumentaría el desempleo y más con las reformas tributarias del Gobierno y del INSS agudizará la recesión”, advierte.

Agregó que, en El Salvador, que tiene la misma logística de venta que Nicaragua, los precios han aumentado menos que en Nicaragua, lo que revela que las petroleras se están quedando con altos márgenes de ganancia.