Imagen de Cortesía

El padre, Cesar Castillo, que desde los 17 años, consagró su vida a Dios y ha servido, como rector en el seminario interdiocesano “Nuestra Señora de Fátima” y formador en el seminario mayor “La Purísima”, es el nuevo párroco en la basílica San Sebastián, de Diriamba, tal como lo informamos en exclusiva y ayer nos confirmó, que la toma de posesión presidida por el arzobispo, cardenal, Leopoldo Brenes, será a las ocho de la mañana, el próximo 11 de febrero, justamente cuando Jinotepe, arriba al 135 aniversario de ser ciudad.

El padre, Castillo, hijo del querido, profesor de generaciones, Orlando Castillo y señora, desde jovencito recibió el llamado a la vida consagrada, y además de formador, se desempeñó como vicario foráneo, en el departamento de Masaya, uno de los tres que conforman la arquidiócesis de Managua.

Fue ordenado, por el ahora arzobispo emérito de Managua, su eminencia, cardenal, Miguel Obando y Bravo el 5 de diciembre, de 1993, y desde entonces, hasta ahora que asume una parroquia en su propio terruño, pues considera al departamento de Carazo, como la “Patria en Chiquita”, siendo que siempre venía a Jinotepe, incluso a oficiar, pero durante las solemnidades, de Santiago, por ejemplo.

Sobre los retos, dijo, que son muchos: El acompañamiento espiritual, rescatar y conservar las tradiciones, el embellecimiento del templo, el trabajo, del sínodo, siendo que Diriamba, es donde mayor cantidad existen en Carazo, por su extensión territorial, considera oportuno fortalecer los movimientos, las comunidades religiosas y hasta el respaldo que pueda recibir de los medios de comunicación para el trabajo de evangelización. Pidió, asimismo, oraciones a su favor, ahora que se dispone a ser “Profeta en su propia Tierra”

Alberto Cano Esteban