Imagen de Referencia

Erick López, un jinotepino con  5 hijos, junto a otras seis personas más, encontró la manera de ganarse la vida dignamente, cuidando y lavando carros en las calles de la ciudad. Este joven, se mantiene en las inmediaciones del banco de Finanzas, de Jinotepe, desde hace dos años, cuida y limpia vehículos y como él mismo asegura la gente le da su “Ayudita” y de esa manera sobrevive ante la falta de empleo.

Expresó, que fue uno de los primeros en fajarse con este tipo de trabajo y ahora la gente que lo conoce hasta lo manda al banco a realizar depósitos, porque saben que es honrado. Junto a este amigo, hay otros seis jinotepinos, que también se ganan la vida lavando y cuidando automóviles en las calles de Jinotepe.

En las cercanías de la Dos Pinos, en las afueras de Palí y otros puntos se puede ver a estos hombres de bien que se ganan la vida de manera honrada con la convicción de que cada día será bueno y les dará lo suficiente para llevar el alimento a sus hogares. 

Personas de otros departamentos buscan la vida en Jinotepe

Lester Díaz, a diario viaja desde la ciudad de Rivas, para vender la famosa sopa “Levanta Muertos”, o la “Recarga Electrónica”, como llaman los jinotepinos al consume de mariscos, que el rivense, asegura elabora de pura cabeza de pescado que comercializa en el centro de la ciudad de Jinotepe

Este joven que tiene varios hijos a quienes alimentar, sostiene, que la crisis económica, lo llevó a idear la manera de ganarse la vida dignamente, pero no en su natal Rivas, sino en Carazo, vendiendo la sopa famosa que a diario buscan los jinotepinos en el parque central.

Diariamente, dijo el entrevistado, vende más de mil córdobas con la sabrosa sopa que a muchos según dicen les despierta el instinto sexual, pues siempre a los mariscos se les adjudica poderes afrodisiacos. Lester Días manifiesta que encontró en Jinotepe la manera de ganar el pan de Día, el precio oscila de 10 córdobas un vasito pequeñito, también oferta a 15 y el más grande a 20 córdobas. Afirma que la gente es la que ha ideado nombres para su sopa. El joven se ubica frente a la telefonia Claro a ofertar su afamada sopa marinera o consome de mariscos.

Periodista Alberto cano