Imagen de Referencia

Después del paso de la tormenta Nate ahora viene el cálculo de daños y familias afectadas. Así lo aseguraron los productores de todas las zonas que fueron azotadas por fuertes lluvias la semana pasada.

Según los primeros informes en Carazo y Rivas hay serios daños en algunas fincas y la infraestructura vial, particularmente caminos y carreteras, por lo que hacen un llamado urgente al Gobierno a repararlas ante la salida de varios cultivos y granos. Aunque todavía no hay cifras concretas sobre las pérdidas en producción, en varios departamentos se reportan serios daños en cultivos como plátanos, papayas, maíz e incluso el café.

Los torrenciales aguaceros en el departamento de Carazo, aparte de causar severos daños en las carreteras y caminos, red del tendido eléctrico, viviendas y desbordamiento de ríos, afectó las plantaciones de frijoles, maíz y sorgo.

Raúl Hernández, miembro de la Cooperativa de Proyectos Agropecuaria de Diriamba (Coopad), dijo que las sesenta manzanas de frijol que tenían sembradas se perdieron. También explicó que la cantidad de árboles frutales y maderables que cayó en las diferentes fincas del departamento son incalculables. “Aquí en mi finca, por ejemplo, en la comarca Santiago Flores, tenés que entrar a pie, se desvanecieron los caminos y cayeron un sinnúmero de palos”, expresó Hernández.

Afirmó que la Coopad apoyará a sus más de 1,800 agremiados para que vuelvan a sembrar frijol, “se van a comprar a través de un préstamo de diez a 15 quintales para contribuir y lo otro que les estamos diciendo es que vayan a buscar a otro lado, porque con esta es la tercera vez que estamos dando semillas y ya no tenemos presupuesto”.

Carlos Useda, presidente de la UNAG, comentó que también perdieron toda la cosecha de frijol. Sostuvo que esta próxima semana empezarían a sembrar frijol y que visitarán instituciones del Estado para ver si reciben algún tipo de ayuda.

 Fuente: La Prensa