La gran mayoría de personas que venden en estas ferias no poseen un trabajo estable y ven en esta actividad la oportunidad de obtener ganancias para mantener a sus familias.

Las ferias organizadas para los fines de semana en los diferentes municipios del país se ven cada día en condiciones más paupérrimas.

Entre unas bandejas y estufas se ven a la venta enchiladas, tacos, baho, gallo pinto, arroz de leche, refrescos y otros productos completos o con uno o dos menos que se ha comido la propia comerciante cuando el hambre ha llegado sin vender nada loq ue las obliga a comer su mercancia.

El tiempo pasa y los delantales de las mujeres que han llegado con la esperanza de vender están tan vacíos como las sillas que están a la par de mesas en espera de clientes. Las mujeres vendedoras prefieren no dar entrevistas, prefieren callar antes de aceptar la paupérrima situación de la “feria” que las ha dejado con sus productos sin servir y sin ganancias. 

La gran mayoría de personas que venden en estas ferias no poseen un trabajo estable y ven en esta actividad la oportunidad de obtener ganancias para mantener a sus familias. 

nacatamales

A pesar de la encuesta que revela un 96% de los nicaragüenses con empleo formal, este tipo de situaciones hace ver que ese dato está muy lejos de ser real.  No hay compradores, hay poca demanda de productos, las personas prefieren quedarse en casa en los fines de semana y ahorrar el poco dinero que les queda de los empleos “Formales”.

Contrario a la opinión de miles de nicas desempleados, los resultados de la encuesta realizada por el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide), cuyos resultados fueron dados a conocer este lunes en el Banco Central un 96% de los nicaragüenses asegura tener empleo.  El presidente de esa institución, Ovidio Reyes, explicó que el informe calcula la tasa de ocupación y empleo y recoge datos que corresponden al primer trimestre de 2017, y representan un aumento de 1.7% respecto al mismo período del año anterior.

Sobre el desempleo abierto, para el primer trimestre de 2017 se registra un 4%, lo que significa un descenso de 1.6%. Reyes señala que los datos reflejados incluyen trabajo formal y por cuenta propia, incluyendo los emprendimientos que surgen en todos los sectores económicos.

“No es casualidad que en una economía que está dinámica como la nuestra, presente buenos resultados en esa dirección. Aún falta camino por recorrer, porque como ustedes pudieron escuchar, la tasa de lo que se conoce como sub-empleo es aún de 42.6%”, sostuvo.

“Lo ideal es que esta tasa también converja a la tasa de desempleo, lo cual daría más estabilidad en el empleo y consistencia con el resto de indicadores”, valoró. En la comparecencia fue presentado el informe de vivienda que hace un comparativo entre el 2009 y el 2016.