Imagen de referencia

Jovencita habitante del barrio San Juan en la ciudad de Jinotepe falleció de un fulminante paro cardíaco.

 Con tan solo veinte años de edad se despidió de este mundo la jovencita Vanesa Alejandra González originaria del barrio San Juan en la ciudad de Jinotepe. La joven fue sorprendida por un dolor en el pecho mientras se encontraba sola lo que terminó con un paro fulminante que le arrancó la vida en un abrir y cerrar de ojos. 

Se conoció que la joven estaba sola en su hogar y al llegar los familiares a la casa la encontraron inconsciente, por lo que enseguida la trasladaron al centro hospitalario Regional Santiago, donde los médicos confirmaron que ya no contaba con los signos vitales.

Familiares de la víctima retiraron su cuerpo de la morgue del Regional Santiago y lo trasladaron a su casa de habitación para ser velada y después darle cristiana sepultura.

Según familiares de la joven está era hija única del matrimonio de Luis Manuel González y Claudia Cortez, además la joven era enfermera e iniciaba a ejercer su profesión.

Paro Cardíaco: El corazón tiene un sistema eléctrico interno que controla el ritmo de los latidos cardíacos. Ciertos problemas pueden causar ritmos cardíacos anormales llamados arritmias. Existen muchos tipos de éstas. Durante una arritmia, el corazón puede latir demasiado lento, demasiado rápido o dejar de latir. Cuando el corazón desarrolla una arritmia donde este deja de latir, se produce un paro cardíaco súbito. Es distinto de un ataque al corazón (infarto), en el que el corazón suele continuar latiendo, pero el flujo sanguíneo hacia el órgano se encuentra bloqueado.

Hay muchas causas posibles de paro cardíaco. Entre ellas, la enfermedad cardíaca coronaria, estrés físico y algunas condiciones genéticas. Pero, a veces, no es posible saber la causa. Sin atención médica, la persona morirá en pocos minutos. Las personas tienen más posibilidades de sobrevivir si reciben desfibrilación rápidamente. La desfibrilación envía un choque eléctrico para restaurar el ritmo cardíaco normal. La persona que está sufriendo un paro debería recibir resucitación cardiopulmonar (RCP) hasta que la desfibrilación esté disponible.