La ciudad más poblada del departamento de Carazo y segunda en importancia, arriba hoy a su 122 aniversario.

Se trata de la cuna del Güegüense que un 10 de octubre de 1884, bajo la administración liberal del presidente, José Santos Zelaya, alcanzó el honroso título de ser elevada a ciudad.

Ayer domingo, hubo diversas actividades culturales y deportivas, fue elaborado un pastel grandísimo con la réplica de la Basílica y el Picadillo Más Grande que fue degustado por la población.

El alcalde, Fernando Baltodano, destacó el arduo trabajo de gobierno para llevar progreso y desarrollo a la ciudad, pero también reconoció que hace falta mucho por hacer y que eso solo será posible sí continua gobernando el Frente Sandinista.

El Reloj 

La Torre del Reloj es el punto de referencia de los habitantes de la ciudad de Diriamba. No existe en Diriamba una dirección que no tome como punto de referencia al reloj. Por ejemplo, del reloj una cuadra al norte se encuentra el Teatro González; del reloj cinco cuadras abajo está la Basílica y del reloj tres cuadras abajo se encuentra la ferretería de Luis León.

El reloj es considerado, después de la Basílica menor de San Sebastián, el segundo icon de la ciudad. La idea inicial de construir una torre se remonta a 1904 durante el fuerte comercio que hubo entre Nicaragua y Europa en la época del oro del café. Un grupo de ciudadanos ilustres de la ciudad impulsaron la idea, entre ellos Alejandro Alemán y María de Pilar González. La construcción de la Torre fue iniciada en 1932 y finalizada en 1935 durante la administración de los alcaldes Boanerges Bendaña, Jorge Báez, Alfredo Alemán y Pedro Zeledón. La obra estuvo diseñada y supervisada en su construcción por el Ing. Assad K. Zogaib y encargada a la Compañía Constructora de Dambach y Gutier quien también construyó el Instituto La Inmaculada.

La altura total de la torre es de 15.5 metros. La estructura tiene más ancha la base que la cúpula. Su costo fue de siete mil córdobas de entonces y fue inaugurada por el presidente Juan Bautista Sacasa. Hay más de 100 pasos a la cámara principal, donde se encuentra el reloj que fue importado de Alemania. En el segundo piso se ubica la máquina que ha estado funcionando sin interrupción por más de siete décadas. Dos cables de acero se encargan de hacer sonar las campanas y una enorme lámpara que cuelga de otros cables ilumina las carátulas para que en la noche los ciudadanos puedan apreciar la hora desde cualquier distancia. El reloj deja escuchar su campanada a una distancia de cuatro kilómetros.

Foto e información: Radio Ya

Profanan tumba de jovencita que falleció…

La joven de 22 años Everina del Carmen Mendieta Quintero falleció tras sufrir un accidente de tránsito en la carretera San Marcos

Parte de los alimentos distribuidos en la Plaza Santiago

Familias de las carretas peregrinas aten…

Históricamente han sido unas cien carretas las que llegan cada año a la ciudad de Jinotepe con ofrendas para la mayordomía de Santiago Apóstol.

Foto: Manuel Sanchez

La fe mueve a los campesinos

Don Armando Gutiérrez uno de los campesinos que ha llegado este medio día con ofrendas para la Mayordomía de las fiestas del Patrón Santiago en Jinotepe manifiesta: “Yo siempre he...

Llegaron las carretas peregrinas

Llegaron las carretas con ofrendas a Jin…

Este medio día más de 70 carretas provenientes de las diferentes comunidades de norte, sur y oriente han llegado a la Plaza Santiago con ofrendas para la celebración de las...

More from this category