La anarquía empieza a apoderarse la ciudad, porque si es verdad que deberían desaparecer los comerciantes del centro de la ciudad, también es verdad que no debe de permitirse la obstrucción en las aceras por parte de los pobladores.

Hablan de invasión, pues se le señala que la cometen los comerciantes al derecho de circulación de peatones, pero ahora también la cometen los que cercan las aceras para evitar que los comerciantes pongan sus ventas o caramancheles.

Al final el peatón siempre es violentado el derecho a caminar libremente. Lamentablemente en esta ciudad cada día llegan nuevos comerciantes a establecerse en el centro de la ciudad mientras las autoridades municipales se hacen de oídos sordos.

No hay repuesta de las autoridades municipales, la intendenta fue obligada a renunciar a su cargo y el Alcalde mariano Madrigal no ha dado repuesta alguna ni a la población, ni a comerciantes y menos a periodistas que buscan información.

#StereoRomance