Imagen de página del vaticano

En su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta, el segundo martes de mayo, el Santo Padre se detuvo a considerar el modo de obrar del demonio que seduce y engaña, y que a pesar de ser un derrotado, sigue siendo peligroso. Francisco explicó también cómo luchar y vencer sus tentaciones