fbpx
Lun, Oct 21, 2019

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

imagen periódico Hoy

Un año después de haberse asomado al Campeonato Nacional de Beisbol Superior como retadores al título, los Dantos están de regreso como campeones nacionales y vienen con la determinación de revalidar su corona, en medio de un contexto más competitivo. “Nuestra meta es volver a ganar el campeonato”, revela su mánager Antonio “El Boricua” Jiménez. 

Un año después de haberse asomado al Campeonato Nacional de Beisbol Superior como retadores al título, los Dantos están de regreso como campeones nacionales y vienen con la determinación de revalidar su corona, en medio de un contexto más competitivo.

“Nuestra meta es volver a ganar el campeonato”, revela su mánager Antonio “El Boricua” Jiménez. “El equipo se ha rejuvenecido, pero hemos agregado jóvenes de calidad y eso va a permitir que conservemos el nivel del año pasado y aspiremos al título”, añadió.

En el Bóer las pretensiones son similares. Después de haber cambiado a Sandy Morena en lugar de Ronald Tiffer para el puesto de mánager, la tribu consideró que solo necesita uno que otro ajuste en su estructura para volver a disputar el título, como en el 2018.

“Pero ahora deseamos ganarlo. No basta con disputar el campeonato, hay que ganarlo y esa es la misión que tenemos este año”, revela Moreno, quien vio como Tiffer quedaba fuera del equipo, pese a haberlo llevado a dos finales, aunque no pudo ganar ni una.

El Bóer y los Dantos fueron los finalistas en el pasado torneo de beisbol y lejos de mostrar debilidades, parecen fortalecidos, sin embargo, eso no garantiza que volverán a disputar el título, porque eso mismo pretenden la Costa Caribe, los Leones y otros clubes más.

¿Quiénes son los favoritos?

Los Dantos son un equipo bien balanceado, que inspira incluso más confianza que el que ganó el título en el pasado torneo. Conserva veteranos como Ofilio Castro y Ronald Garth como líderes del ataque, pero su picheo tendrá la inyección ahora de un mejorado Ronald Medrano quien, junto a Jorge Bucardo, debe encabezar el staff de lanzadores.

El Bóer tiene su fundamento en la ofensiva y se espera que su picheo muestre mejoría en el torneo. Este equipo tiene cara de conjunto campeón, pero la fragilidad que exhibió en la pasada final, levanta interrogantes sobre su estabilidad. Ahí podría estar la diferencia. Talento tiene de sobra, pero la forma cómo usarlo lo afectó en el pasado Pomares.

León se impuso en el torneo Sub23 y luego ganó en la Liga Profesional. Y aunque en este último evento se contó con jugadores extranjeros, lo cierto es que los felinos tienen una sólida base de jugadores nacionales que puede llevarlos muy largo. Sandor Guido tiene la misión de extender su estado de gracia hacia este torneo, León no gana en años.

Un cuarto equipo sólido es la Costa Caribe. A su potente ofensiva y velocidad sobre las bases, han agregado un par de lanzadores de primer nivel como Wilfredo Pinner y Ernesto Glasgow. Ambos tienen calidad para estar en la Selección Nacional y ahora deben liderar un plantel que también ha mejorado en su defensiva. Este equipo llegará largo.

Ojo con estos

Detrás del Bóer, Dantos, León y Costa, quienes aparecen como los más fuerte candidatos al título, hay otro cuarteto de equipos que tienen posibilidades no solo de amargarles la vida a los de arriba, sino de objetivamente disputar el campeonato.

Ellos son Matagalpa, que siempre tiene calidad y buen balance en su estructura, el Frente Sur, que pelea como nadie a pesar de no disponer de gran talento, Chontales, que ya llegó a semifinales y desea más, lo mismo que Granada, siempre competitivo.

No hay que perder de vista a Chinandega, Zelaya Central, Carazo y Jinotega, equipos con jugadores de buen nivel, esperan avanzar largo. Detrás vienen pujando Boaco, Madriz y Nueva Segovia, mientras San Fernando y Río San Juan siguen desarrollándose.

El Papa levanta suspensión canónica al poeta Cardenal

El Papa Francisco ha levantado la suspensión canónica sobre el poeta y sacerdote nicaragüense Ernesto Cardenal, que había sido suspendido a divinis (prohibición de administrar los sacramentos) por Juan Pablo II en 1984 por su militancia dentro de las filas del Frente Sandinista.

En el comunicado, emitido el 18 de febrero de 2019, firmado por el Nuncio Apostólico en Nicaragua, Waldemar St. Sommertag, se informa sobre la concesión de la "absolución de todas las censuras canónicas" impuestas a Ernesto Cardenal, según informa el portal del Vaticano Vatican News.

"El Santo Padre ha concedido con benevolencia la absolución de todas las censuras canónicas impuestas al Revdo. Padre Ernesto Cardenal, acogiendo la petición que éste le había presentado recientemente, a través del representante pontificio en Nicaragua, de ser readmitido al ejercicio del ministerio presbiteral", reza el mensaje.

La noticia le fue comunicada al poeta este domingo 17 de febrero de manos del nuncio Apostólico en Nicaragua, Waldemar St. Sommertag. El sacerdote, de 94 años, que ha sido ingresado en varias ocasiones en los últimos meses por problemas de insuficiencia renal, expresó su profunda gratitud al Papa.

El padre Cardenal fue ministro de cultura de la Nicaragua revolucionaria entre 1979 y 1988 y ferviente defensor de la teología de la liberación latinoamericana. Desde que fue suspendido había continuado cumpliendo con la vida de celibato sacerdotal y pobreza aunque no podía administrar eclesiásticamente los sacramentos.

Cardenal es uno de los autores más prestigiosos de Nicaragua, con obras traducidas a 20 idiomas y reconocimientos como la orden Legión de Honor en Grado de Oficial del Gobierno de Francia.

Comunicado de la Nunciatura Apostólica

A continuación compartimos el comunicado emitido el 18 de febrero de 2019, firmado por el Nuncio Apostólico en Nicaragua, Mons. Waldemar St. Sommertag.

«El Santo Padre ha concedido con benevolencia la absolución de todas las censuras canónicas impuestas al Rev.do Padre Ernesto Cardenal, acogiendo la petición que éste le había presentado recientemente, a través del Representante Pontificio en Nicaragua, de ser readmitido al ejercicio del ministerio presbiteral.

El Padre Cardenal ha estado 35 años bajo suspensión del ejercicio del ministerio debido a su militancia política. El religioso aceptó su pena canónica que le fue impuesta y se ha atenido siempre a ella, sin llevar a cabo ninguna actividad pastoral. Además, había abandonado desde hace muchos años todo compromiso político».