Getty Images

La Organización Internacional de las Migraciones (OIM), informó que ayer martes, que en Libia los migrantes indocumentados y refugiados que llegan desde África subsahariana con la intención de embarcarse rumbo a Europa, son comercializados en “mercados de esclavos”.

“Usted acude al mercado y puede pagar entre 200 y 500 dólares para tener un migrante” y utilizarlo para “sus trabajos”, lamentó el jefe de misión de la OIM para ese país africano, Othman Belbesi, en una rueda de prensa.

Belbesi aclaró que la OIM no precisa de cifras de migrantes indocumentados vendidos, pero si asegura que tienen testimonios e información sobre organizaciones libias y de activistas de derechos humanos, inclusive, existen fotografías que muestran como centenares de hombres y mujeres son vendidos en las plazas públicas de todo el país.

El jefe de la misión, a sú vez, señaló que algunas personas “compradas” reciben pagos por el trabajo realizado, otras no, "muchos se escapan, otros son mantenidos en estado de servidumbre y esclavitud entre dos y tres meses normalmente y muchos son incluso encerrados en áreas donde son forzados a trabajar a diario”.

Por otro lado, el director de operaciones de la OIM, Mohammed Abdiker, consideró que “la situación es desastrosa. Sabemos que los emigrantes que caen en las manos de los traficantes se enfrentan a la malnutrición sistemática, a los abusos sexuales e incluso a la muerte”.

Lamentablemente las mujeres son las más afectadas en esta nueva práctica de esclavitud moderna, la OIM aseguró tener testimonios de mujeres que han sido vendidas para ser esclavas sexuales abocadas a la prostitución, maltratos y violaciones.