Foto: BBC Mundo

El ataque es en respuesta al supuesto uso de armas químicas por parte del gobierno de Bashar al Asad.

Según el Pentágono, dos destructores de la Armada de EE.UU. lanzaron desde el mar Mediterráneo 59 misiles Tomahawk contra el objetivo en Siria. El ejército de este país dijo que seis personas murieron en la ofensiva. Funcionarios estadounidenses indicaron que la base aérea de Al Shayrat, en el occidente de Siria, fue utilizada para lanzar un ataque químico en el noroeste del país el martes que dejó unos 80 civiles muertos, incluidos varios niños.

"No hay duda de que Siria usó armas químicas prohibidas", dijo Trump desde Florida, donde estaba reunido este jueves con el presidente chino, Xi Jinping.

"Usando un agente nervioso mortal, al Asad ahogó la vida de hombres, mujeres y niños. Fue una muerte lenta y brutal, incluso hermosos bebés fueron cruelmente asesinados", agregó en referencia a la muerte de más de 80 personas por gas sarín en Khan Sheikhoun, en la provincia de Idlib.

Trump afirmó: "Es vital para los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos prevenir y disuadir la proliferación de las armas químicas". Por su parte Rusia, que apoya a Bashar al Asad, condenó la incursión estadounidense y suspendió un canal de comunicación establecido con Estados Unidos para evitar accidentes en el espacio aéreo de Siria.

Notificación

Este es el primer ataque que Washington lleva a cabo contra las fuerzas del gobierno sirio desde que comenzó la guerra en ese país hace seis años. El ataque fue realizado a las 04:40 hora local (01:40 GMT) el jueves en la provincia occidental de Homs.

Según se informó, el comando estadunidense le notificó al gobierno de Rusia que realizaría la incursión. Los medios rusos afirman que nueve aviones sirios resultaron destruidos durante el bombardeo. El gobierno de Al Asad niega haber usado armas químicas y rechaza toda responsabilidad en lo sucedido en Idlib. La televisión estatal siria calificó el ataque de EE.UU. como un "acto de agresión".

Rusia fue "cómplice o incompetente"

El Pentágono señaló que previo al ataque había informado a varios países al respecto, entre ellos Rusia, que tiene fuerzas desplegadas en el país tras haber intervenido en 2015 a favor del gobierno. Sin embargo, el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, aseguró que no lo hicieron buscando autorización de Moscú.

Tillerson incluso fue más allá y afirmó que Rusia o bien fue "cómplice" o bien actuó de manera "incompetente" al no impedir que Siria, su aliado, usara armas químicas. A su vez, el jefe de la diplomacia estadounidense señaló que el ataque fue una respuesta "proporcional" que demuestra que Trump está preparado para "tomar acciones" ante "actos atroces".

Rusia, por su parte, respondió este viernes calificando el bombardeo de "una agresión contra una nación soberana". Dmitry Peskov, vocero del gobierno ruso, dijo que el presidente Vladimir Putin ve el ataque como "un intento de distraer al mundo de las muertes civiles provocadas por la intervención militar de EE.UU. en Irak".

Y agregó que los hechos de este jueves generan un "daño significativo" en las relaciones entre EE.UU. y Rusia. Por su parte el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas indicó que se reunirá este viernes para discutir las acciones de Estados Unidos en Siria.

El Consejo se había reunido horas antes para tratar de acordar una resolución para llevar a cabo una investigación sobre las muertes por el ataque en Khan Sheikhoun. Rusia, sin embargo, rechazó el borrador de la resolución que apoyan los países de Occidente.

Moscú ha usado su poder de veto siete veces para bloquear resoluciones del Consejo de Seguridad en las que se critica a su aliado, Siria. Donald Trump, un político que se pensaba era un neo-aislacionista, desplegó la fuerza militar de EE.UU. en el extranjero para hacer cumplir las normas internacionales y castigar los abusos contra los derechos humanos.

Si la política exterior del presidente de EE.UU. puede cambiar tan dramáticamente en unos pocos días, tal vez unas pocas horas, ¿los aliados y adversarios interpretarán esto como un signo de flexibilidad o de incoherencia?

Ordenar un ataque con misiles es una acción militar de bajo riesgo, pero también es de eficacia limitada. Un funcionario de la Casa Blanca lo describió como un "disparo de advertencia" para al Asad. Si el presidente sirio continúa usando armas químicas o llevando a cabo ataques que deriven en bajas civiles significativas, ¿aumentará EE.UU. su intervención militar o retrocederá y correrá el riesgo de parecer débil?

Este jueves de noche Trump llevó a cabo su primera política exterior arriesgada y parece mostrar un cambio drástico en su visión, retórica y acciones resultantes. El candidato que constantemente hablaba de "poner a Estados Unidos primero" terminó sus breves comentarios del jueves por la noche pidiendo las bendiciones de Dios no sólo para su nación, sino para el "mundo entero".

Este ataque (y este cambio de actitud) puede ser simplemente un acontecimiento aislado. O, tal vez, un improbable internacionalista ha nacido.

Consecuencias del ataque

Herbert Raymond McMaster, asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., le dijo a periodistas que le habían dado a Trump tres alternativas para atacar intereses del gobierno sirio. El presidente le pidió a sus asesores que se centraran en dos y tomó la decisión de llevar a cabo el ataque este jueves.

Y agregó:"Obviamente el régimen continuará reteniendo cierta capacidad de cometer asesinatos masivos con armas químicas más allá de esta base aérea". Por su parte, el gobernador de Homs, Talal Barazi, le dijo a la televisión estatal de su país que el ataque "sirve a los intereses de grupos terroristas armados".

De hecho, Barazi dijo que la base bombardeada por EE.UU. daba apoyo a operaciones contra el autodenominado Estado Islámico. "El liderazgo sirio y la política de Siria no va a cambiar", aseguró.

Información y Foto: BBC Mundo