Un nuevo documental sobre la tragedia del transbordador espacial Challenger, 30 años después, reaviva el dolor vivido por toda una nación.

Han pasado 30 años de aquel 28 de enero que quedó en la historia luctuosa de Estados Unidos.

Me refiero a la tragedia del transbordador espacialChallenger de la NASA, que cobró la vida de la profesora Christa McAuliffe y seis astronautas.

Todo el mundo quedó consternado al ver las imágenes en vivo de la explosión del Challenger, 73 segundos después de despegar del Centro Espacial Kennedy en la fría mañana del 28 de enero de 1986.

Tres décadas después de la tragedia, un nuevo documental de National Geographic llamado “Challenger Disaster: Lost Tapes”, rexamina el desastre usando grabaciones de audio contemporáneo y raras imágenes de video, incluyendo entrevistas con McAuliffe y clips de la profesora de estudios sociales de New Hampshire practicando algunas de las lecciones que ella planeaba enviar a los estudiantes en la Tierra desde la órbita espacial.

McAuliffe integraba la misión del Challenger, conocida como STS-51-L. Los otros astronautas que perdieron la vida ese día eran el comandante Dick Scobee; el piloto Mike Smith; los especialistas de misión Judy Resnik, Ellison Onizuka y Ron McNair; y el especialistaGreg Jarvis.

“La tripulación del transbordador especial Challenger nos honró por la forma en que vivieron sus vidas. Nunca los olvidaremos, ni la última vez que los vimos, esta mañana, cuando se preparaban para su viaje, y se despedían, y se deslizaban por los hoscos límites de la Tierra para tocar el rostro de Dios”, dijo un acongojado Reagan.

Treinta años después que los alumnos en la escuela secundaria Concord miraran, por televisión en vivo, cómo la profesora de estudios sociales Christa McAuliffe y seis astronautas perecieron cuando el transbordador Challenger explotó, varios de ellos se han dedicado a la enseñanza, según reporta la agencia de noticias The Associated Press.

Algunos se preguntan si, indirectamente, la tragedia los afectó como para querer hacer una diferencia, al igual que lo hizo Christa McAuliffe.