El gobierno y representantes de transportistas se reunieron nuevamente para tratar de buscar una solución.

En Colombia, el gobierno y delegados del gremio de los camioneros se reunieron el miércoles en un nuevo intento por destrabar una huelga de transportistas que ya lleva 38 días y tiene prácticamente paralizado al país. Los camioneros se niegan a llevar alimentos y bienes básicos a los centros de abasto y mercados del país y han bloqueado algunas de las carreteras nacionales.

El conflicto estalló hace más de un mes cuando un grupo de transportistas acusó al gobierno de incumplir una serie de acuerdos a los que habían llegado dos años atrás cuando hubo una protesta similar. Los camioneros reclaman un mejor precio para los fletes y la disminución en los precios de los combustibles.

La policía anunció que respetará la protesta, pero no permitirá bloqueos de vías. Entretanto, agricultores lanzaron sus productos y regaron leche en la calle en protesta contra el paro, que no les permite llevarlos al mercado o a los centros de distribución.

Ellos dicen que no es justo que se levanten en la madrugada para ordeñar y luego tener que tirar la leche. "Llevamos muchos días de esto", dijeron. Por su parte los camioneros afirmaron que continuarán con el paro y bloqueando las carreteras hasta que el gobierno los escuche.